Consejos para un viaje nocturno de Montreal a Nueva York

Aún no tengo el placer de haber experimentado algunas de las experiencias más lujosas que hemos encontrado con nuestros compañeros de América del Sur en cuanto a viajes de autobús como con Itapemirim que ofrece asientos que se reclinan hasta convertirse en camas. Pero como viajero experimentado de y una asiduo a la ruta New York-Montreal , puedo compartir algunos consejos de utilidad que convertirán tu viaje en algo significativamente más agradable.

CONOCE TU RECUENTO DE ASIENTOS

Hay habitualmente 25 pares de asientos en los autobuses tanto de Greyhound como de NY Trailways. Y dado que los asientos son del primero que llega y lo coge, querrás saber en qué situación te encuentras tan pronto como llegues a la cola.

Me gusta viajar en autobús porque no tienes que estar allí hora y media antes de las salida. Para los recorridos nocturnos puedes aparecer unos 20 ó 30 minutos antes y aún es bastante posible que seas de los primeros en un par de asientos.

Y si llegas más tarde y ves que hay ya un buen número de personas preparándose para subir a bordo, puedes preguntar al conductor o al trabajador que se encuentre en la puerta si están planeando enviar un segundo autobús en dicho horario. es algo que sucede muy a menudo en rutas populares y en horarios concurridos (y un viaje nocturno en esta ruta suele serlo). Si la respuesta es afirmativa puedes ser el primero, estando atento, en subir a ese flamante y vacía nuevo autobús que aparecerá y escoger el mejor sitio.

ESCOGE SIEMPRE VENTANILLA

Yo viajo con una almohada (y soy bastante exigente con ella: de estas con memoria que es rápida y mortal en una lucha de almohadas pero realmente dulce y agradable para dejar caer tu cabeza sobre ella) y la llevo en una bolsa reciclada transparente mientras no la estoy usando. Cuando sí que la estoy usando, la sitúo entre la ventana y el asiento y dejo descansar mi cabeza sobre ella, previniendo así el temido golpe contra el cristal (seguro que sabes de lo que te hablo: ese golpe seco que une sensaciones tan desagradables como un mini-infarto y un sentimiento de ridículo en una sola experiencia) consiguiendo a cambio las bondades que mi almohada tiene para ofrecerme.

Algunas ventanas tienen un borde grasoso por el que sale el aire acondicionado, ahí puedes poner la bolsa que contenía la almohada para evitar el pringue de almohada y viajero.

E, incluso si no consigues dormirte, la ventana ofrece unas estupendas vistas nocturnas del viaje. A mí, personalmente, me encantan las vistas a unos minutos de Montreal y de Nueva York, cuando puedes ver la siluetas de las ciudades en todo su esplendor nocturno.

ESCOGE TU COMPAÑÍA SABIAMENTE

No todos los autobuses son iguales, y no todas las compañías tienen todos viajan a todas horas a todos sitios. Greyhound ofrece billetes a bajo coste y más salidas diarias mientras que los autobuses de NY Trailways tienen una frecuencia menor y cuestan unos cuantos dólares más pero a cambio ofrecen un viaje más cómodo. Yo soy aficionado a sus asientos, los cuales se reclinan más grados.

CONOCE TU ITINERARIO

Podrías reservar fácilmente el primer autobús que encontraras en Internet, pero si quieres poder dormir, tendrás que asegurarte de escoger aquel que tenga el mínimo posible de paradas. Cada vez que el autobús se detiene, te expones a la posibilidad de que el conductor encienda las luces y suene por los altavoces el nombre de la parada (lo cual es estupendo para aquello que tienen que bajarse antes del final de ruta porque no se pasarán su parada, pero no tan bueno para los que intentan dormir el máximo de tiempo posible durante el viaje).

Busbud está trabajando con las compañías de autobuses para poder ofrecerte esta información con un solo movimiento de tu dedo, así encontrarás en breve muchos detalles sobre el viaje en un número cada vez mayor de compañías como Greyhound, NY Trailways, Flixbus, National Express y muchas otras.

En la captura de pantalla mostrada un poco más abajo, sacada de Busbud.com, puedes ver que se especifica que salida es la regular y cuál es la express con menos paradas.

 

Trip-Stops-and-Transfers

 

Añadiremos esta información a nuestras aplicaciones para Android y para iPhone en breve, para que fácilmente puedas mirarlo sobre la marcha.

ACOMODA TU ESPALDA

Se trata de un movimiento maestro que puede marcar la diferencia entre bajar del autobús con los ojos rojos e hinchados tras una noche de perros o hacerlo bostezando y desperezándote ante el brillante sol del amanecer.

Aunque resulte extraño, ninguno de los asientos que he probado en los viajes de autobús sigue la curva de la espalda cuando se reclinan, así que coge una prenda gruesa (en invierno uso la bufanda por ejemplo)y la sitúo entre el pequeño hueco que queda entre mi espalda y el asiento. Serás capáz de dejar reposar tu espalda y concentrarte en contar ovejas.

ESCOGE TUS PANTALONES

Las mujeres nos llevan mucha ventaja en esto desde que aparecieron los leggings (aunque podemos remontarnos a las mayas setenteras como antecesores de tan confortable prenda). El viajero nocturno avispado escogerá unos pantalones de material ligeramente elástico, particularmente en la cintura, y con un tejido suave para la máxima comodidad. Aunque algunas veces he llevado puestos directamente los pantalones del pijama tal cual (los de chándal son demasiado “mainstream”), últimamente he encontrado unos de tipo chino que sumplen los requerimientos en comodidad y me quedan estupendamente, porque no decirlo.

Hace más fácil el mirarte al espejo a la mañana siguiente en el baño de la estación cuando has llegado al destino. Mientras te lavas los dientes para deshacerte del aliento mañanero te dices a tí mismo “¡No estoy nada mal!¡Hasta parezco una persona!”. Ahora, venga, a viajar..